martes, 15 de junio de 2010

lunes, 31 de mayo de 2010

AUTORRETRATOS

Autorretratos

En la introducción del libro 500 Autorretratos (Ed. Phaidon, Londres 2004), Julian Bell escribe: “Tengo una cara, pero mi cara no soy yo. Tras ella hay una mente que tú no ves pero que te observa. Esta cara, que tú ves pero yo no, es un medio del que dispongo para expresar algo de lo que soy. O al menos eso parece hasta que me vuelvo hacia el espejo. Entonces puede parecer que mi cara me pertenece, que se enfrenta a mí como una apariencia a la que estoy ligado”.

El autorretrato es uno de los ejercicios de análisis más profundos que puede hacer un artista. Implica escrutarse el rostro y conocerse hasta tal punto que la expresión que tenga en ese momento se traduzca en el dibujo o la pintura que aborda. En épocas pictóricas como el barroco o el renacimiento, una de las costumbres era que el artista se autorretratara dentro de un gran cuadro, para reafirmar su autoría o para dar a entender sus intenciones, como lo hizo Velázquez.

Continuando con Bell, citaremos: “El de los autorretratos es un arte singular e introspectivo, y algo misterioso se esconde en la frontera entre el que ve y el que es visto”. Este misterio aumenta sobretodo a partir de las vanguardias históricas del s. XX en las que el arte del autorretrato no necesariamente implicó más un género realista, dando paso así a una mayor profundidad en tanto lo subjetivo de la visión propia del artista.Los artistas seleccionados para la presente exposición poseen distintos estilos y maneras de enfrentar este género. La intención de la muestra es mostrar al público local que la nueva camada de pintores jóvenes se interesa y profundiza en un género que ha sido de vital importancia para los principales artistas en la historia de la pintura desde su aparición, aun en el actual dominio del arte conceptual y denominado contemporáneo y en medio de la proliferación de bienales y ferias de arte.